Colocaos en el centro de la habitación y dirigid vuestra atención hacia las esquinas, girando en el sentido de las agujas del reloj y tomando nota de todos los muebles y objetos decorativos es decir, de todo lo que os rodea. Dejad que vuestra vista envíe mensajes a vuestra mente al sintonizar con la energía de la habitación.

Necesitáis que vuestros cinco sentidos trabajen conjuntamente, de modo que también podéis ser conscientes de los sonidos -del agua que gotea. de la brisa que murmura a través de la ventana e incluso de la radio que suena- y activad las sensaciones del tacto con la palma de la mano. Moveos lentamente para captar la energía de la habitación.

Percibid las observaciones. pero la idea es entrenar a vuestra mente para sintonizar con vuestro espacio vital. Debéis ser lo más meticulosos posible a la hora de tomar nota de todo aquello que hay dentro de vuestra habitación. Cada pequeño objeto contiene energía, toda la energía es diferente y posee diferentes longitudes de onda y diferentes afinidades. Volved vuestros pensamientos hacia los espacios y objetos de la habitación.

Fijaos en las estructuras materiales que forman la habitación. en la altura y el color de las paredes, en la presencia de vigas, puertas y ventanas, tuberías descubiertas y protuberancias. Intentad no dejaros nada. Dirigid vuestra mente para tomar nota mentalmente de la disposición y la decoración de la habitación, sentidla! A continuación, sintonizad con el sentimiento de la habitación. Parece cansada? Esta inerte energía? cse os ha ocurrido transformarla? Es demasiado oscura? deberías poner más luces? Necesitan un lavado las cortinas? Parece algo húmeda la alfombra? Alumbran todas las bombillas? Entra la luz del sol en la habitación?

Estas preguntas y me más deben surgir de manera espontánea mientras dais un repaso a espacio con el cual estáis familiarizados. En poco tiempo, vuestra comodidad con los alrededores familiares os servirá para entrar en contacto con la energía espiritual de vuestra habitación. Cuando a habitación empiece a intercambiar pensamientos con vosotros. dirigir vuestra atención hacia las cosas que debéis captar.

Si utilizais la habitación en exclusiva. a vuestra energía de la habitación predominará. Si la habitación parece contenta podéis estar seguros de que sois tanto la causa como los beneficiarios de la energía feliz. Si la habitación parece inerte también vosotros sois la causa y el resultado.

La energía de la habitación refleja vuestro estado de ánimo, de manera que, si modificais la energía de vuestro espacio vital, inmediatamente cambiareis vuestra vida. Debemos estimularla con nueva energía renovadora y os sentiréis reavivados y recargados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *